Accede a la versión Móvil
Martes, 25 de Abril de 2017
Web Cornago Google Yahoo!
  

|

Página principal | El Bagar

Jornadas de Artesanía Medieval

…y ya vamos por la III ª edición.


El día comenzó a las 6:30 horas para cerca de una veintena de personas que quisieron empezar cantando con alegría a la Aurora , por la  plaza y todos los cantones del pueblo los tradicionales “despertares”.

El sol se resistió a salir. A pesar de una negra nube, bastante fea, la amenazante meteorología respetó el día hasta el final.

Las IIIª Jornadas de Artesanía dieron inicio a las 11:00 horas. Enseguida, las calles del pueblo, caminos, eras y alrededores, se fueron quedando pequeños para dar cabida a coches de todos los tamaños, marcas y colores. Las ventanas y balcones estaban engalanados con banderolas alusivas a la fiesta (torres, medias lunas y cruces).El castillo con banderas  en sus torres y estandartes con el símbolo de la familia del Condestable de Castilla (de la familia de los Luna) y personas vestidas de época en su interior, le hacían recobrar la vida de antaño. También las ristras de pimientos rojos, puestas a secar en las ventanas y balcones de muchas casas, daban su nota de color a  este día. Muchos han sido los visitantes de esta jornada, posiblemente hayan sido más que en ediciones pasadas. Un buen momento para el reencuentro de cornagueses, amigos, familias y personas vinculadas a nuestro pueblo.

Los oficios y tareas tradicionales (alfareros, canteros, herreros, pastores, esquiladores, artesanos, tostadoras de café, agricultores…), como en ocasiones anteriores han estado presentes y han sido parte central de este día de fiesta.

Los puestos de venta (de embutidos, pastas, licores, hierbas con aplicaciones terapéuticas, juguetes, flores, quesos…) también han estado muy concurridos y a la vista de las caras de sus dependientes, parece ser que les ha ido bien el negocio en este día.

Las aves de cetrería, han dado la nota original y típica en esta jornada. Cuantos nos hemos quedado asombrados de ver tan de cerca: un águila, un halcón o  un búho real.

Las degustaciones (de champiñón, de chorizo a la sidra, de migas o de chocolate con bizcochos), también han servido para poner a punto a nuestros paladares y estómagos, que suelen echar de menos esos sabores tradicionales de nuestra infancia tan vinculados a nuestro pueblo. Sabores y placeres pagados con nuestro dinero, pero cuyos beneficios revertirán de algún modo en nosotros y en nuestras cosas.

Una representación dramática en el recinto interior del castillo, realizada por partida doble (a las 13 y a las 17 horas), por jóvenes cornagueses y cornaguesas, sobre un guión de un profesor cerverano, ambientado en el conocido “derecho de pernada” de los señores feudales, en el que intervenían personajes con apellidos actuales y cómo no, también nuestro personaje más ilustre, D. Álvaro de Luna, junto con la música que evocaba al medievo y la adecuada elección del vestuario y  “atrezzo”, han hecho que algunos nos emocionásemos y disfrutáramos de aquella historia, con algunos tintes verosímiles y otros surgidos de la fantasía del propio autor.

Me ha llamado la atención la exposición de unas maquetas sobre motivos y personajes medievales (lanceros, caballeros, señores y vasallos), de bastante colorido y ciertamente curiosas, que había junto a una caseta o "jaima"  en la era donde pastaba el ganado.

Y qué decir de esas enormes calabazas, que junto al muñeco y carro de madera, situados a la sombra de la Plaza Palacios , me recordaban los peores días que tuve como estudiante…

Algunos niños han podido disfrutar en un pequeño taller de pintura, donde coloreaban láminas de fósiles y dinosaurios, aunque donde más lo han hecho, creo que ha sido jugando con las cabras y ovejas. Han tenido ocasión de ver en directo parir a una cabra y el desarrollo del chotillo en las primeras horas de vida. Una niña, con el choto entre sus brazos (como si de una muñeca se tratase), decía: “Estoy sintiendo como late aceleradamente su corazón”. Otros niños, llamaban a las crías de las ovejas y cabras: “los cachorros”. Una experiencia con los animales que seguro no olvidarán nunca. Desde este lugar se divisaba a nuestra vecina-hermana: La Aldihuela , contorneada por los verdes y ocres otoñales. En la cima de Valdeperillo, una neblina blanca nos hacía sentir a todos más cerca del cielo.

Unos espontáneos músicos medievales, ataviados con gaitas y timbales, echaban al aire por el paseo de Los Arbolitos notas de alegría y pasacalles, habiendo reconocido mi oído entre ellas: “A saia da Carolina”.

Termino diciendo que, aquellos que pensaban que ya lo habían visto todo en anteriores ediciones de estas jornadas de artesanía medieval, que posiblemente se hayan equivocado y que las de nuestro pueblo, como el buen vino, ganan en calidad con los años. Y a todos los que han contribuido de alguna manera, con sus disfraces por los “Arbolitos”,  con sus ponis y caballos, con sus ideas, su empeño, su trabajo y su ilusión: ¡¡¡Enhorabuena y muchas gracias a todos!!!


20/Oct/2008

Página principal | El Bagar







[Añadir a favoritos] [Página de Inicio]

|
[ Accede a través de: http://villacornago.es/ ]
Página creada por @ngelito. Online desde hace 18 Años y 10 Meses (junio-1998)
Free counter and web stats