Accede a la versión Móvil
Martes, 25 de Abril de 2017
Web Cornago Google Yahoo!
  

|

Página principal | El Bagar

Paseo hacia La Presa.

Im-PRESIOnante...


        Primeros  de  mayo  y  las últimas  lluvias  acaecidas, han llenado de sangre las tierras cornaguesas.  El  río Linares, principal arteria, discurre cantarín hacia el Alhama.

       Comienzo mi paseo en el Bajo del Regadío, en el mismo lugar en el que antaño lavaban nuestras  abuelas y algunas de nuestras madres. Hoy sólo queda el recuerdo de un lavadero que recogía las aguas del Barranquillo de Valdebayona y un montón de maderas apiladas en el margen derecho.

        A  la  altura  de  la  Peña Esbarosa, cuando todavía no he terminado de mancharme las alpargatas,  a mi izquierda un banco de madera, de color marrón, con los barnices raídos por el  sol de muchas tardes de “bochornos” y “sorianeras”, me invita a contemplar la maravillosa perspectiva  de tu pueblo y el mío…

      De frente, el Monte la Cruz y el Bajo Paloma, todo moteado de flores gualdas que hacen hermosas  por  estas  fechas  a  las  aulagas,  sobre  la misma alfombra que reverdece cada primavera.  Algunos  trinos de pájaros (pocos) se confunden con los élitros de los grillos, que parecen los bajos de muchas guitarras afinadas.

        Lasnias,  quisuelos,  aulagas,  lecherejas,  rayas de calambrujos  (rosales silvestres) y tomillos.  Olores  secos  y  alcanforadas embriagan mi paseo hasta que me doy cuenta de la Balsa  de  Miraflores,  llena  de  agua.  Continúo  por  encima  del camino de Aradón hacia la Toledera  (que  tan  refrescantes y divertidos recuerdos me trae a la memoria), contemplando como  la  presilla del mismo nombre está apunto de estallar del líquido elemento.

        Corrales de Aradón y del Barranquillo Gila  siguen  en pie cual testigos mudos de otros tiempos  en  los  que  Cornago era 100 % ganadero. De otras corralizas sólo quedan algunas tejas junto al camino.

        Matitibañas,  Alto  de San Cristóbal, Peña Hueca, Culebrillas, Pañalcarro, Valsoriano y finalmente  la  presa del Horcajo, precedida de un pinar que acoge a un merendero desértico. El  agua  de  la  Presa,  cual cascada, peina el muro de hormigón de cerca de 14 metros. Se pueden  festejar  las  “bodas  de  oro”  de  estos  parajes  cuando  se unían y comprometían  (aunque  no  para  la  eternidad)  con  los forrajes y cereales; a fecha de hoy,  sustituidos por algunos  almendros,  nogales  y  pequeños huertos (muchos de ellos baldíos).

        Me  acerco  a  la  entrada  de  la  presa  y  un tubo de goma proyecta un hilillo de agua formando  un  arco  románico.  Por  encima  de la presa, varios tramos de vallas andan por el suelo.  Dicen que siguen así desde que una tarde tormentosa les metió un meneo… Algunos pececillos, al sentirme cerca se esconden con mucha cautela bajo las piedras. Miro al frente y  veo  el camino hacia Fuentebella.

      De regreso a Cornago, me fijo también en las pizarras quebradizas y juncos semi-secos, que  a  modo  de  trinchera flanquean mi izquierda.

        Después  de poco más de una hora y media de paseo (ida y vuelta), veo nuevamente la silueta   de   nuestro  pueblo,  coronada  por  el  parque  eólico  que  ribetea  el  Alto  Gatún, extendiéndose  por  Villaroya  y  Quel hasta la Localidad del Picuezo y la Picueza.

 ¡¡¡Qué  suerte  gozar  de  paseos  tan  extraordinarios,  que  de  puro  cotidianos  y  a fuerza  de  la costumbre, no se valoran como  merecen!!!

(Dedicado a los que en otros tiempos conocieron estos topónimos e hicieron la misma ruta, de forma más austera, sacrificada y sin tantos matices poéticos.)

 


2/May/2008

Página principal | El Bagar







[Añadir a favoritos] [Página de Inicio]

|
[ Accede a través de: http://villacornago.es/ ]
Página creada por @ngelito. Online desde hace 18 Años y 10 Meses (junio-1998)
Free counter and web stats