Accede a la versión Móvil
Martes, 22 de Agosto de 2017
Web Cornago Google Yahoo!
  

|

Página principal | El Bagar

Crónicas de un pueblo (IV)

Con cariño para María “maña”, Feli “michula” y Nuncy.


Corría el año taitantos, como diría Lina Morgan. Hace ya de ello cerca de 30 años , aunque la anécdota como tal la  recuerdo como si fuera ayer………….

Era casi con total seguridad la época de vacaciones navideñas….

La tarde ya avanzaba  y yo  acababa de llegar  de Logroño .Al preguntar en casa por mi padre supe que estaba trabajando en  la vivienda  de María “la maña”, mi antigua vecina, así que ni corto ni perezoso me encaminé allí.

Allí estaba él realizando reformas en el cuarto de baño. María, como siempre, me saludó cariñosa mientras me puse a echarle una mano en lo que hiciese falta de la obra.

Había pasado un buen rato. Mi padre debía colocar un pequeño armario metálico en la pared del lavabo, justo encima de éste. Era uno de esos armarios pequeños ( quizás 50x50 cms) que tanto se instalaban en aquella época. Me pidió que bajara el armario que al parecer María guardaba en el alto de la vivienda en una caja, en una zona próxima al corral que daba a la calle superior.

Tomé las escaleras y ascendí en su búsqueda.

Pronto divisé a mano izquierda, contra la pared una caja semiabierta en su parte superior  que por las características debía ser la solicitada………..

Me aproximé y  pude comprobar que estaba en lo cierto.

Dado que el envoltorio  no  hacía falta, me dispuse a sacar  con cuidado el citado armario para bajarlo, cuando al meter la mano para extraerlo noté que algo raro había acariciado mis dedos…….

No sin sobresalto solté raudo el mueble y me dediqué a observar con curiosidad qué más había en la caja…………y……resultó ser que en un lateral , entre paja que había introducido, una rata había criado y una docena o algo más  de ratoncillos anidaba allí.

Después del primer gesto de sorpresa, saqué con cuidado el armario y cerré la caja.  Lo bajé  hasta el cuarto de baño donde estaba mi padre y no hice más comentarios.

Mi padre estaba terminando y eran remates lo que le quedaba por lo que le dije que me iba a hacer unas cosas ya que allí no le hacía falta.

En el cuarto de baño había unas cajas pequeñas de cartón vacías  de grifos y las cogí.

Subí nuevamente al alto sin hacer más comentarios e introduje en cada una de ellas exactamente media docena de ratones( no sin cierto yu-yu ya que me daba bastante reparo)………Cubrí las cajas con papel de envoltorio que había de las griferías   y me fui, despidiéndome de María y de mi padre .

Pasé a casa de Nuncy. Llamé y me hizo pasar a la cocina donde estaba  en el centro sentada en una silla , creo recordar que haciendo zapatillas.. Nos saludamos y le dije :

“Toma este paquetito que me ha dado tu hermana en Arnedo”.

Recuerdo su respuesta:

Sí, lo estaba esperando, son unas medias ( creo que me dijo esta misma palabra) que tenía que enviarme.

Así que entregado el encargo decidí hacer el reparto del segundo paquete. Y evidentemente no podía ser para otra persona que para mi vecina y querida  Feli “ la Michula”.

La llamé a viva voz  al abrir la puerta de su casa  y me contestó desde la cocina.

Jose, sube, me dijo.

Así lo hice. Llegué a  la cocina y allí estaba Feli con su hijo Félix en medio de la cocina haciendo chorizos . Feli incrustaba la tripa en la choricera y Félix se ocupaba de alimentarla y darle salida.

Mira, Feli, le dije, Toma esta caja que me ha dado mi madre. No me ha dicho lo que era……….

Feli miró con extrañeza pues no esperaba nada, pero decidida como siempre, abrió en menos que canta un gallo, el paquete.

Yo imaginando lo que podía ocurrir había cerrado la puerta de la cocina. Abrió la caja……… y los ratones del interior saltaron como si fuesen fuegos artificiales.

Los gritos fueron ensordecedores…………Creo que ese día y en ese momento me dijo “la Michula” más disparates seguidos de los que haya dicho a nadie en toda la vida……….

La escena por imprevista fue para haberla filmado……Feli corriendo alrededor de la cocina detrás de los ratones ( la cocina no disponía de recovecos por lo que era imposible que se escondiesen…) mientras a la vez buscaba la escoba para darme con ella………..

Te voy a matar! Repetía una y otra vez……………..mientras yo me salía al pasillo y volvía a dejar la puerta cerrada.

“Joseeeeeeeeeee Haz el favor de venir aquiiiiiiiiiiiiiiiii”

Asomé por la puerta…………..y ví a Feli corriendo nuevamente  en busca  de los ratones por la cocina sin conseguir coger a ninguno. Su hijo Félix seguía sentado en una tarima riéndose como si no fuera con él la historia………

Jose….haz el favor de entrar para cogerlos…………..y tú no te riasssssssssssss le espetaba a su hijo.

Bueno, como creí que el momento de la diversión ya había pasado, entré y entre los tres, no sin esfuerzo fuimos cogiéndolos y metiéndolos en la caja .

Uno

Dos

Tres

Cuatro

Cinco……….

Ya no veíamos más…………….

Están todos? Me preguntó Feli…………

Sí, respondí, eran 5. ( mentí piadosamente pues en realidad eran 6 los que había traído, pero uno había desaparecido y era mejor callar)

Yo no obstante escudriñaba cada rincón pero no había nada más. La cocina era diáfana y no había posibilidad de escondite alguno.

Así que cogí la caja y salí disparado antes de que en un último intento Feli me diese con la escoba……..mientras seguía diciendo disparates “cariñosos” hacia mi persona.

Yo ,mientras bajaba las escaleras, pensaba dónde habría ido a parar el ratón desaparecido ……..

Salí de casa de Feli y ví que a casa de María habían llegado algunas amigas de su hija María Antonia. Allí estaba en el balcón de la cocina que da sobre la puerta de entrada, María Carmen ( hija de Roncalés), María Antonia, creo recordar que Angelines…….y probablemente alguien más.

Me preguntaron por los gritos que se habían oído en casa de Feli y les dije que era porque un gato se había llevado una “rastra” de chorizos de los que estaba haciendo…..

No obstante entré en casa de María, con la excusa de ver a mi padre, ascendí las escaleras , abrí la puerta de la cocina con cuidado ( al fondo estaba el balcón en el que estaban asomadas) y dejé allí mismo la caja , pero esta vez abierta, dando un golpe en la puerta al cerrarla para que se diesen cuenta.

De inmediato el griterío fue espectacular pues al golpe de la puerta parece ser que los ratones saltaron de la caja y deambulaban por la cocina a velocidad de vértigo y sin control.

Recuerdo que al salir a la calle y dado que el balcón está justo encima de la puerta de acceso a la vivienda, Mari Carmen me gritaba desaforada que subiese inmediatamente a recogerlos………Creo que les tenía pavor, aunque por lo que vi era algo general.

Hizo ademán incluso de saltar por el balcón mientras soltaban  toda clase de lindezas……..

Yo desde la calle, ante el cariz que tomaba la situación les indiqué que cerrasen la puerta del balcón para que por lo menos no pudiesen acceder los ratones hasta donde estaba ellas, mientras algún alma caritativa les socorría, ya que en esa situación de allí no podían moverse.

Estaba yo intentando solucionar este entuerto cuando escuché “nítida y claramente”la voz de NUNCY que decía…”CABRONAZOOOOOOO”…….una y otra vez…….”en que te coja te vas a enterar” ……”Ven aquiiiiiiiiiii”

Ponía tal énfasis y los gritos eran tan desgarradores que decidí aproximarme. La puerta de la calle “ de arriba” estaba semiabierta ….crucé el pasillo y abrí la puerta de la cocina…………

Y allí estaba NUNCY de pie subida en la silla mientras los ratones corrían a su alrededor.

De verdad que los gritos eran desgarradores y la escena digna de película. No sé si a día de hoy les seguirá teniendo tanto miedo a los ratones, pero lo que yo vi es que no les tenía miedo………. sino pánico.

Como tenía la impresión de que si recogía los ratones no me iba a ir de la casa sin un buen escobazo, decidí que lo mejor era dejar todo como estaba y alejarme volviendo a cerrar la puerta de la cocina. Y allí dejé a Nuncy  “bailando  jotas” encima de la silla………mientras por su boca salían sapos y culebras.

Volví a la puerta de Feli y allí seguían en el balcón de María lanzando improperios las amigas de Maria Antonia y ésta misma.

No obstante, como hay que socorrer al necesitado, llamé  a FELI desde la entrada de su casa  y le dije  que pasase a casa de  Nuncy que ésta la llamaba……………

Mientras,  decidí alejarme de este mi barrio de siempre que se había soliviantado en un momento………..Y así estuve varios días sin volver por allí.

Pasado un tiempo supe que los ratones de la cocina de María los había recogido mi padre para que las “mozas” pudiesen abandonar el balcón.

Supe también que Feli consiguió recoger los ratones de la casa de Nuncy  y conseguir que ésta se bajase de la silla después de un buen rato.

Pero lo que nunca supe es a dónde fue a parar el ratón que desapareció en la cocina de Feli ………….y después de un tiempo sólo me quedó una explicación que jamás comenté……….la boca de la choricera estaba vacía……….y era el único hueco que quedó sin mirar………

Puedo “prometer y prometo” que durante mucho tiempo  siempre que iba a casa de Feli y me ofrecía algo de merendar rehusaba comer chorizo con cualquier excusa…..¿Porqué sería?…….

María, Feli, Nuncy……..como se dice en los toros………..”Va por vosotras” con todo el cariño del mundo que sabéis os profeso y os merecéis. Como ha pasado ya tanto tiempo creo que el delito ha prescrito por lo que quedo libre de pecado al reconocer mi culpa.

 

Cordialmente

Pedro José Divasón Vaquero


9/Nov/2007

Página principal | El Bagar







[Añadir a favoritos] [Página de Inicio]

|
[ Accede a través de: http://villacornago.es/ ]
Página creada por @ngelito. Online desde hace 19 Años y 2 Meses (junio-1998)
Free counter and web stats