Accede a la versión Móvil
Martes, 12 de Diciembre de 2017
Web Cornago Google Yahoo!
  

|

Página principal | El Bagar

Viernes Santo, "pasado por agua”

Emociones y contrastes de la procesión…


     Con las misma puntualidad que el reloj de la torre, a las 20:30 horas empezaron a desfilar por  las  escaleras  del  pórtico:  los  monaguillos, con los ciriales y la cruz-guía-procesional; seguidamente,  los  sayones con sus banderas, formados en hilera y con paso ceremonioso; detrás, dos cortejos angelicales, el primero de ellos guiado por un particular Simón de Cirene y el segundo,  bajo  la  tutela  y  atenta  mirada del Angelón. Y  en  este  momento…se hizo el  silencio, al asomar por la puerta el sepulcro del Rey de los Judíos; luego el violáceo palio de  damasco,  los  cirios  y  la presencia enlutada de la Madre, que sobresale por encima de unas  flores  blancas.  Justo en ese preciso instante, el silencio se hizo todavía más intenso y  no  se  sentían   ni   las   respiraciones   de las decenas de personas reunidas en el lugar. Fueron  unos segundos   en   los  que  se  detuvo  el  tiempo; momentos  de   recogimiento,  respeto y emoción, tras  los  cuales, se desgarró la primera  canción  dedicada a la Soledad, en la que se  expresaba  lo  mucho  que sufrimos con ELLA, aunque bien lo sabe...

     Las calles estrechas estaban llenas de gente, hombro con hombro, procesión a la que en cada calleja se incorporaban más y más personas.  Entre  las calles Laurel y Santa Catalina volví  a  escuchar  la  canción más sentida y hermosa de estos días: “Patrona de Cornago, te aclaman con fervor…”

     Al  subir  hacia  la C/ San José de Calasanz, comenzaron a caer las primeras gotas y de forma previsible se realizó un toldo con todos los paraguas de los asistentes. En el momento de llegar a la Plaza (a rebosar de personal), las gotas remitieron unos instantes, mientras se iban situando los asistentes en donde podían o les dejaban.

      Las  imágenes  sagradas  fueron colocadas debajo de los soportales de la Sala de Usos Múltiples.  Se  entonaron nuevos cantos en la Plaza. Los sayones rindieron sus honores y el cortejo  de  angelitos  que no distingue de sexos (por aquello de que desde hace varios años dejó de interesarnos el sexo de los ángeles),  realizó  sus  reverencias  casi  al  unísono.

      La  lluvia  era  cada  vez  más  fuerte.  Los trabadores del Sepulcro subieron rápidamente hacia  la  iglesia,  acompañados  de  numerosas personas. La Virgen de la Soledad continuó todavía unos 5 ó 10 minutos debajo del soportal, cubierta con un manto de plástico.La Plaza  se  mantenía   llena   de   gente,  todos los paraguas abiertos, numeroso público al cobijo de los     soportales   y   otros    aprovecharon    el    techo    que    ofrecían  algunos  balcones, encontrándose  también  numerosas   personas  asomadas  a  las  ventanas…

      Cuando  los  angelitos  del  cielo  dejaron  de  “llorar”,   continuó  la  procesión hasta la Parroquial  de  San  Pedro.  A  la  altura  de  la  Era  del Prado, comenzaron nuevamente los saxofones  y  trompetas  a  afinar  sus  fúnebres  y  dolientes  notas.  En esta ocasión no se escuchó  en el pórtico ninguna estrofa del “Llorad pues, ojos míos; llorad por vuestro Amado” al regreso  de  la  Virgen  a la iglesia.  En su interior, desde el coro fue interpretado un nuevo canto,  sobre  el dolor, sufrimiento y llanto de la Virgen. Seguidamente, D. Víctor concluyó la ceremonia,  agradeciendo  a  los  feligreses  la  participación  en  dichos actos, a pesar de la adversa climatología.

      Casi  toda  la  sociedad  laica  de  Cornago  se  dio  cita  para  la celebración de dicha solemnidad  religiosa  (gente del pueblo, vecinos residentes en otras localidades y gente que no he visto en mi vida…);  personas  de todas las edades (niños, jóvenes, adultos, ancianos, hombres y mujeres).

      Me  llamó la atención la presencia de algunas personas de avanzada edad, que con gran dificultad  para  caminar, participaron como en otras ocasiones en estos actos. Supongo que esa  es la FÉ que les enseñaron sus antepasados, la que aprendieron y la que transmitirán a generaciones futuras.

      Muchos  son  los  Viernes  Santos  que  llevo  vividos  a mis espaldas,  algunos  de ellos en  otros  lugares,  pero  para  Viernes Santo:  ¡¡¡el de mi pueblo!!!

      No me quiero olvidar de la figura de "La Mayordoma",  que  este  año  la  han  compartido varias   personas,   con   lazos familiares entre ellas  (Julia-Elena,  Suni,  Encarni,   Marigeni y   Rebeca) ,   en  gran  medida  y  gracias  a  ellas,  consiguen  que  estas  fechas  y  otras celebraciones  religiosas  durante  el  año,  sean  lo  que  son:  sencillamente expléndidas.

      Durante  la  Semana  Santa  de  este  año 2007, tres tristes noticias vienen a añadirse al calendario, tres cornagueses nos han dicho adiós para siempre:

  • Miguel-Ángel  Pastor  Galán,  de  57  años  de  edad,  soltero,  vecino   de   la  calle  Baroja,  de  la familia de los Mototas.
  • Tomás  Pérez  Calvo, de  84 años  de  edad,  casado,  nacido  en  Cornago,  aunque residente  desde  hace  muchos  años  en Villamediana de Iregua, de la familia de los Caceños.
  • Josefa Moreno Ridruejo, modista  de profesión, soltera, de 93 años de edad,  vecina de  la  C/  El  Bagar,  de  la familia de los Moreno, a la que siempre recordaremos con sus inseparables muletas.

Que descansen en paz y reciban sus familiares un abrazo de cariño de todos los cornagueses.


 


7/Abr/2007

Página principal | El Bagar







[Añadir a favoritos] [Página de Inicio]

|
[ Accede a través de: http://villacornago.es/ ]
Página creada por @ngelito. Online desde hace 19 Años y 6 Meses (junio-1998)