Accede a la versión Móvil
Lunes, 20 de Noviembre de 2017
Web Cornago Google Yahoo!
  

|

Página principal | El Bagar

El subastador ¿Y quién es ese?

Que San Blas ponga a punto nuestras gargantas en estas Fiestas.


    Para conocer   los orígenes de la subasta de San Blas (S. Blásius), habrá que remontarse al momento en que fue implantada su devoción en Cornago.  Parece  ser que en el año  1870 se introdujo la imagen del santo  en nuestra villa, aunque posiblemente en años anteriores ya se  hubiese   consolidado   su   devoción,    a  lo  que contribuyó  la curación de  la  garganta  de un cornagués  de  la  familia   de   los  “Arellano” , por la intercesión del santo, que ya en vida tenía fama de taumaturgo.   A   partir   de   entonces y por muchísimas razones,  ¡nunca jamás,  San Blas nos ha fallado!

         Y a primeros de febrero, suena cada año en los oídos de los cornagueses, la siguiente estrofa:

San Blas va a venir,
por “El Cerrillo” va a entrar.
Las mocitas de Cornago
ya se pueden preparar…

         Una de las figuras clave de estas fiestas es la del SUBASTADOR; es decir, la persona que se encarga de la venta de unos bienes (rosquillas, licores, panes, dulces, el ramo de flores del pendón del santo, el roscón que portaba San Blas en la procesión…) a la persona que ofrece mayor cantidad de dinero por ellos.

 He estado pensando en las características que debe reunir, o mejor dicho,  que reúne,  cada uno de los subastadores y creo que pueden resumirse en el presente decálogo:

I.- Debe ser alguien que quiera mucho a Cornago, que se sienta  muy cornagués.
 
II.- No debe tener vergüenza o ser tímido al ponerse frente al público.

III.- Hablará para todos, sin excepción, sin ofender a nadie.

IV.- Debe ser alegre y  tener un gran sentido del humor.

V.- Será  como un imán que ejerza toda su fuerza de atracción en  aquel lugar concreto y durante el tiempo que dure el acto.

VI.- Su voz debe ser fuerte, clara y penetrante, que destaque por encima de los murmullos festivos del gentío.

VII.- Su oído será fino, para escuchar al que puja. A veces, incluso deben escucharse las intenciones.

VIII.- Sus pies sentirán la música para bailar al redoble de la caja o del toque del saxofón.

IX.- Deberá mantener el interés durante la celebración de toda  la subasta, por lo que deberá ser una caja de sorpresas en cada momento, para que no aparezca en ningún momento el aburrimiento.

X.- Improvisará lo que sea necesario, haciendo lo que esté en su mano por conseguir la puja más alta y que los donativos para el santo  sean los mayores posibles.

       Existen dos personas en la subasta, en calidad de "notarios", tales como el párroco y el alcalde o alcaldesa, cuyos comentarios, bromas y complicidades, también aportan su pizca de interés, gracia y encanto al evento. ¿Cómo lo harán este año?   Yo estaré presente y no perderé ningún detalle.

 Ya termino el relato, a la manera que lo hace un subastador:

  • Un millón de felicidades, A LA UNA, porque cuando sea mayor quiero ser  SUBASTADOR.
  •  Un millón de felicidades, A LA SEGUNDA, porque estoy deseando que pronto salga  la primera SUBASTADORA, de entre todas las cornaguesas.
  • Un millón de felicidades, A LA TERCERA.

¡¡¡BUEN PROVECHO LE HAGA AL  MEJOR POSTOR Y FELICES FIESTAS!!!

 


1/Feb/2006

Página principal | El Bagar







[Añadir a favoritos] [Página de Inicio]

|
[ Accede a través de: http://villacornago.es/ ]
Página creada por @ngelito. Online desde hace 19 Años y 5 Meses (junio-1998)