Accede a la versión Móvil
Martes, 25 de Abril de 2017
Web Cornago Google Yahoo!
  

|

Página principal | El Bagar

Las inocentadas.

Una broma con poca gracia...¡Dónde las dan, las toman!


   

          Aunque el día de Los Santos Inocentes en el calendario es el día 28 de diciembre, en Cornago, como en otros lugares,  se celebra la víspera. Seguro que ésa es la primera broma o inocentada con la que manifestamos nuestro particular sentido del humor todos los cornagueses.

          Los ingredientes que debe reunir una buena inocentada son los siguientes:

1º.- Se busca a la “víctima” o al que se le va a gastar la broma.
2º.- Se le solicita algo material o que realice alguna actividad o encargo.
3º.- Si  la  víctima  descubre  las  intenciones,  lo  primero  que  hace  es  decir  que son Los Inocentes.  Otras  veces,  da  a  entender que ha sido engañado, pero la gran broma la gasta finalmente él.
4º.- Si la víctima no descubre el engaño, se le dice la frase: “los Inocentes te lo pagarán”.
5º.- Luego ya vienen las risas por parte de todos.-

        A continuación, paso a relatar una broma que se gastó en Cornago hace unos cuantos  años:

         Eran tiempos difíciles y de hambruna... Había que ingeniárselas para sacar algo con lo que  entretener  al  estómago.  La  idea  de  esta  broma  fue  impulsada por una de nuestras madres.  Le  encargó a su hijo (al más pequeño): “Vete a casa de la tía (...) y le dices que te dé este pucherito de miel, que tu madre está enferma y le duele la garganta”.

          El chiquillo,  rápido y bien mandado,  fue a casa de la mujer en cuestión. Al llegar a la casa  de  la buena mujer,  con carita de pena,   ojitos de cordero degollado   y  voz lastimosa le dijo:  “ Señora, que mi madre está enferma  y  le  duele  mucho  la  garganta.  Me ha dicho que si usted me podía llenar este pucherillo de miel que cuando pueda ya se lo pagará”.

          La  señora  de  la  casa,  más  lista  que  el  hambre  y  viva   como ella sola,  se  olió la  inocentada  y  le  dijo  al chavalín:  “ Espera  un  instante,  hijo  mío,  que  guardo  la  miel arriba en el alto”.

          A  donde   fue  la  señora  fue  a  por  el  badil  de  la  cocinilla  y  sin  que  lo  viera  el muchacho,  le   llenó  el  puchero  de  ceniza,  tizones  y  restos  quemados,  entre  los  que había una piedra. Encima de aquel contenido echó una finísima capa de miel.

         Al devolverle el puchero al muchacho, la expresión del  chaval cambió al instante de su cara  y  loco  de  contento  salió  corriendo  de  aquel  lugar,  a la vez que decía: “Los Santos Inocentes se lo pagarán”,  a  lo  que  la  buena  mujer, conteniendo la risa, le replicó:  “Anda, majo, que vas bien servido”.

          Al  llegar  a casa, el muchacho presumía ante su madre y sus hermanos de la hazaña de  haber  conseguido  la  rica  miel.  Fueron  a  buscar  una  fuente  de  loza  (posiblemente la  única  que tenían),   en  la  que  verter  el  contenido  del  puchero  y  todos  alrededor  de ella se relamían de gusto,  pensando en lo rica que les iba a saber...Pero aquella alegría duró poco.  Al  vaciar  el  puchero,  por  delante  de  sus  caras  flotaba  el  polvo  de  las  cenizas y  se  escuchó  un ruido seco  (la piedra al partir la fuente en varios pedazos),  que fue lo que terminó por aguar la fiesta de estos BENDITOS INOCENTES.


27/Dic/2005

Página principal | El Bagar







[Añadir a favoritos] [Página de Inicio]

|
[ Accede a través de: http://villacornago.es/ ]
Página creada por @ngelito. Online desde hace 18 Años y 10 Meses (junio-1998)
Free counter and web stats